Georgia
Cultura, gastronomía, Turismo, Viajes

Georgia en crecimiento, Georgia que enamora

Georgia es un país euroasiático, con una historia socio-política que lo hace más europeo que asiático. Solía ser parte de las repúblicas soviéticas y eso le dio un toque atractivo con el tiempo.

Poco a poco han ido creciendo, actualmente se encuentran fomentando el turismo y la verdad es que te recomiendo vivir esta transición. Este destino tiene exquisita gastronomía, bellísimos paisajes y calor humano que ofrecer a los turistas.

Visitar este destino representó un gran reto para mí, desde que hablan un idioma que desconozco totalmente, hasta el punto que perdí mi billetera a las orillas del Mar Negro.

Georgia es un museo viviente, conserva sus costumbres intactas y eso lo convierte en algo encantador. Al visitarlo debes comenzar por ir a Tbilisi, su capital y la ciudad más hermosa del Cáucaso.

Otra parada necesaria es Batumi, la ciudad que está en las costas del Mar Negro, es un gran ejemplo del desarrollo de este país, una localidad bien abastecida con todas las comodidades.

Una noche decidí irme de fiesta durante mi estadía en Kobuleti (una zona al oeste de Georgia), disfruté un montón a las orillas del Mar Negro, regresé al hotel caminando en la madrugada y me dormí. Cuando desperté me di cuenta que en medio de risas perdí mi billetera en la playa y fue una odisea tratar de encontrarla con la policía (ignorando el hecho de la comunicación con señas).

Si decides quedarte en la capital, Tbilisi, descubrirás que es genial, caótica, arcaica, moderna y con atardeceres increíbles que traspasan sus montañas. El centro histórico es espectacular, se mantiene intacto mostrando el corazón de la ciudad.

Debes tomar un rato para ir a la Fortaleza de Narikala, El Puente de la Paz o Plaza de los banos.

Como en cada destino, siempre me apetece probar los platos típicos, y Georgia es uno de los países que me ha sorprendido por su gastronomía (con precios súper bajos), ha sido uno de los sitios donde más he comido.

Es importante recordar que el idioma oficial de Georgia es el georgiano, así que revisar el menú de algunos restaurantes tradicionales es un arte cuando no conoces el idioma, muchas veces me tocó escoger a dedo (aunque tuve muy buena suerte) porque no todos hablan inglés.

Para muchos es el país más gastronómico del Caúcaso, cuyo plato “wow” en mi opinión es el “jachapuri”, un pan leudado y de diversas formas, relleno de queso (fresco o curado) además de huevo y otros ingredientes variados, la opción perfecta para un brunch.

Otro plato divino es el Ajapsandali, un guiso a base de berenjenas, cebollas, tomates, pimientos verdes y otros vegetales. De igual forma recomiendo el Lobio, hecho de frijoles rojos o verdes con especias picantes y hierbas, pide además sus exquisitos champiñones con hierbas, todo es simplemente delicioso.

Para cerrar, debo admitir que Georgia me ha sorprendido de la mejor manera, a nivel histórico, cultural y culinario, entre otras cosas. Si bien parece un pequeñito país perdido en el Cáucaso, tiene muchísimo potencial por ofrecer, es fácil de recorrer y económico. Una aventura en la que debes tomar con tu grupo de amigos y armar entre todos una experiencia memorable.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!